“El señalado autor material y miembro del ‘Clan del Golfo’, Néstor Leonel Lozano Muriel, fue capturado en un procedimiento conjunto […] en Nuquí, Chocó”, informó el fiscal general de la Nación, Francisco Barbosa, en un video publicado por la Fiscalía en Twitter. 

El alto funcionario agregó que desde el momento en que se supo sobre el asesinato de la líder social de ascendencia española, las autoridades, fiscales e investigadores se trasladaron hasta ese municipio de Chocó donde fue encontrado el cuerpo sin vida de la mujer.

“El indiciado fue presentado ante un juez de control de garantías y se le imputarán los delitos de homicidio agravado y concierto para delinquir”, agregó Barbosa.  

De igual forma, el fiscal señaló que el pasado 31 de octubre ya se había logrado la primera captura concerniente al caso. La otra persona capturada es el hombre que habría estado a cargo de manejar la lancha en la que Perea fue asesinada y posteriormente arrojada en una playa de la zona.

Estas son las declaraciones del fiscal Francisco Barbosa:

Juana Perea era una líder apreciada por la comunidad 

El alcalde de Nuquí, Yefer Gamboa, explicó a EFE que la mujer era una líder social muy reconocida en el departamento y que actualmente “estaba trabajando unos temas de turismo” en esa región del Pacífico, una zona muy frecuentada por estar entre los mejores lugares del mundo para el avistamiento de ballenas. 

“Juana Perea venía liderando un tema de turismo; venía trabajando ahora, por la cuestión del COVID-19, con unos temas de protección y protocolos de bioseguridad para posadas turísticas, y era líder del gremio de hoteleros del municipio de Nuquí”, agregó Gamboa. 

Aseguró que él “hablaba continuamente con ella” por el papel que desempeñaba en la zona. “No me había manifestado que tenía amenazas. Me comentó la preocupación que tenía por unos panfletos (que circularon) hace poco en varios municipios del país, pero ninguna amenaza en particular”, expresó Gamboa. 

El asesinato de Juana Perea llevó a que dirigentes políticos, líderes y defensores de derechos humanos se pronunciaran para rechazar esta muerte y recordar que ella era una férrea opositora del proyecto del puerto de Tribugá, que afectará el ecosistema en esa zona de Chocó.

Este es el trino de la congresista Catalina Ortiz al respecto: