Forero expresó en el programa Voz populi que “el camino fácil” que tienen las autoridades del país frente a las movilizaciones  “es decir que a las calles solo salen vándalos y guerrilla”.

Sin embargo, reflexionó aclarando que esta es una justificación antigua que se retomó en la actualidad para explicar las muestras de inconformismo social: “El Gobierno, en la medida en que los problemas suben y no tiene respuestas, ni un discurso, está recurriendo a esa vieja narrativa de hace 20 años del uribismo”.

También dijo que aunque el narcotráfico y la guerrilla “son parte importante de los problemas del país”, no son la excusa para todo y que es necesario que quienes mandan en Colombia “consigan nuevas respuestas”.

Y puso como ejemplo a Bogotá: “En la inconformidad de la capital de la República, el problema no es de narcotráfico, ni de guerrilla, por más infiltrados que haya”.

Además, se preguntó si a la administración nacional le conviene que las marchas terminen en disturbios: “Esos mismos vándalos vienen protagonizando lo mismo en las calles durante meses y no los detienen, no los desmontan, no los investigan; parece que les gustara que estén ahí para que criminalicen la protesta”.

De hecho, este lunes 21 de septiembre se presentaron enfrentamientos de manifestantes y policías, y vándalos atacaron una sede del Banco Caja Social.

El analista cerró su intervención, recordando que las manifestaciones “vienen desde hace meses” y que en Bogotá los jóvenes se ven involucrados en ellas debido a que “el 34 % de ellos está desempleado”.