De acuerdo con el testimonio de algunos familiares, la mujer fue internada inicialmente en el centro médico del municipio de Lebrija (Santander) debido a una insuficiencia respiratoria aguda, indicó Blu Radio.

La emisora, de igual manera, señaló que el estado de salud de Jerez Duarte se complicó y por eso fue remitida de emergencia a Bucaramanga. Sin embargo, en ningún hospital del área metropolitana de esa ciudad la recibieron.

“En el Universitario de Santander no la aceptaron argumentando que no había cupo en la UCI. En la Foscal, entre tanto, no la atendieron porque oficialmente no era una paciente con COVID-19”, manifestó Diana Vergara, nieta de la víctima, en este mimos medio.

Vergara, que acompañó toda la noche a su abuela, también puntualizó en el espacio radial que en la clínica Comuneros no la quisieron recibir, ya que no tenía convenio directo con la EPS Comparta.

Después de recorrer por más de cinco horas toda la ciudad, la adulta mayor perdió la vida en el centro médico de Lebrija, donde intentaron salvarla con los cuidados básicos y los elementos que tenían disponibles, agregó la emisora.

“A pesar de que mi abuela era paciente con Epoc, tenía fallas en el corazón, hipertensión y algunos problemas en los riñones, ningún hospital la quiso recibir”, concluyó Vergara.

Según un informe de la Secretaría de Salud de Santander, citado por Blu Radio, la ocupación actualmente de las unidades de cuidados intensivos de la ciudad es del 72 %. No obstante, varios centros médicos han denunciado que esa cifra no es real y que la situación es bastante delicada.