Estamos profundamente agradecidos con estos tres reclusos por el coraje, la determinación y la amabilidad que mostraron cuando acudieron al rescate de nuestro ayudante que recientemente sufrió una emergencia médica mientras supervisaba una unidad de alojamiento de la cárcel”, expresó la Oficina del Sheriff del Condado de Gwinnett, citada por la cadena CBS.

El reo Mitchell Smalls relató al mismo medio que se dio cuenta de que el guardia Warren Hobbs se sentía mal y que empezó a gritar y golpear la puerta de su celda cuando el uniformado se cayó al piso y se pegó en la cabeza.

El objetivo de Smalls, dice la cadena estadounidense, era despertar a Hobbs, lo que logró gracias a que todo el bloque de la cárcel, con más de 60 presos, empezó a golpear puertas y a gritar.

Precisamente fue el ruido el que despertó al guardia: “Pensó inmediatamente que un recluso necesitaba ayuda y de alguna manera logró ponerse de pie y pulsó el panel de control para abrir las puertas… Muchas personas tienen opiniones firmes sobre los agentes de la ley y los delincuentes, pero este incidente ilustra claramente la bondad potencial encontrada en ambos”, agrega el comunicado del Sheriff del Condado de Gwinnett.

El video, grabado por las cámaras de seguridad, muestra cómo dos prisioneros liberados, Terry Lovelace y Walter Whitehead, salieron corriendo hacia Hobbs y usaron su radio para pedir ayuda. El guardia recibió asistencia y ahora se está recuperando en su casa bajo supervisión médica, detalla, por su parte, la cadena Fox.

Les agradecemos por su asistencia oportuna y la lección que sus acciones proporcionaron. No es el uniforme el que hace a un héroe. Es la persona que lo lleva puesto”, reiteró la misma oficina, esta vez a través de su cuenta en Twitter, donde señaló que los presos no tenían ninguna “obligación” de ayudar al oficial.

Whitehead le dijo a Fox que no dudó en ningún momento en ayudar a Hobbs:  “No quiero que alguien muera, haré todo lo posible para salvar a un hombre, sea policía u otra persona”.