Así lo denuncia el diario The Sun, el cual asegura que Bellfield y otros presos de la cárcel de máxima seguridad de Frankland, Durham (Reino Unido), podrían ser vacunados contra el COVID-19 en las próximas semanas.

Sobre Bellfield, el mismo medio indicó que está condenado a 2 cadenas perpetuas por asesinar a 3 personas, entre las que se encuentra una niña de 13 años, identificada como Milly Dowler.

Esta noticia causa indignación en Inglaterra, señala ese rotativo, pues según informa para la fecha hay ancianos, personas con comorbilidades, empleados de la salud y profesores que están esperando recibir la vacuna.

“Es imposible creer que los presos, y mucho menos un asesino de niños, deberían tener la oportunidad de recibir una dosis de vacuna temprana. Espero que el secretario de Justicia intervenga de inmediato y descubra por qué se están aplicando escasas dosis de vacunas de esta manera, y de quién fue la idea”, dijo David Blunkett, exsecretario del Interior a The Sun.

El propio Bellfield confirmó que recibió un mensaje en el que le informaban que había sido elegido para ser vacunado y comentó, según el diario inglés, que estaba de acuerdo porque el virus podría expandirse rápidamente en la cárcel.

Colin Sutton, el policía que atrapó a Bellfield, dijo: “Es espantoso que él y otros prisioneros aparentemente deberían saltar la cola antes que la gente común y, especialmente, los trabajadores esenciales. Se debe dar prioridad al personal de la prisión, los oficiales de policía, los maestros, los trabajadores de tiendas y los conductores de reparto, las personas que nos mantienen en marcha”.

The Sun reveló hace un mes que Bellfield, quien cambió su nombre a Yusuf Rahim después de convertirse al Islam en prisión, había estado enfermo por coronavirus, pero que no necesitó tratamiento hospitalario y se recuperó por completo.

Asesino serial podría recibir vacuna contra coronavirus, antes que grupos de prioridad