Las imágenes de este animal, el pez óseo más pesado del mundo y que medía exactamente 1,8 metros, dieron la vuelta al mundo porque es prácticamente desconocido.

Este tipo se distingue por su gran tamaño y por su característico cuerpo aplastado lateralmente. Puede llegar a pesar hasta 2,2 toneladas, según la revista National Geographic.

Se desconoce el motivo por el cual este pez luna llegó a la costa. “Es habitual que choquen con barcos y algunos son tan grandes que pueden hundir un velero“, afirmó Ralph Foster, responsable de la colección de peces del South Australian Museum.

Este ejemplar era de un tamaño más bien mediano para su especie, según Foster.

Los peces luna “pueden ser mucho más grandes (…) casi el doble de este tamaño“, explicó a la cadena de televisión Australian Broadcasting Corporation (ABC).

Sabemos muy poco sobre ellos, solo en los últimos años la tecnología nos permitió empezar a aprender sobre ellos“. Están considerados “vulnerables” por la Unión Internacional para la Conversación de la Naturaleza (UICN).

Estos peces tienen la particularidad de tomar el sol en la superficie del agua, lo que le vale su nombre en inglés “sunfish”. También pueden nadar a varios cientos de metros de profundidad.

Las imágenes del pez varado, colgadas en Facebook por Linette Grzelak, despertaron curiosidad. “El número de medios de comunicación del mundo entero que quieren hablar de ello es increíble. No me lo esperaba“, dijo.