De acuerdo con el portal BuzzFeed, versión Brasil, el cliente logró avisarle a Rappi, en la noche del domingo, de lo sucedido pero solo recibió una cruel respuesta: “¿Entonces no podrá terminar ninguna de las próximas entregas?”, según el cliente para no retrasar tales entregas.

Aparte de la inhumana respuesta de la empresa, el Samu (Servicio Móvil de Emergencia) de Sao Paulo no envió una ambulancia al lugar sino un Uber, donde inesperadamente el conductor se negó a llevarlo a un hospital, explicó Daiane de Jesus Dias, hermana del brasileño y citada por el mismo medio.

Thiago fue llevado al Hospital das Clinicas por unos amigos que llegaron a la casa donde estaba haciendo su entrega dos horas después, pero, lastimosamente, 12 horas después de ser ingresado y tratado por los especialistas, falleció, detalla el portal.

El ‘rappitendero’ fue declarado de muerte cerebral el lunes a las 9:35 a.m. (hora local) y su familia, que demandará a Rappi por su mala actuación en el caso, donó sus órganos y lo enterró el martes, indica BuzzFeed.

Según el diario O Globo, Rappi dijo que lamenta profundamente la muerte del repartidor y que están en contacto y a disposición de los familiares, pero ellos dijeron que solo fueron contactados hasta la noche del miércoles, cuando ya se había viralizado en redes la historia de la falta muerte.