El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo este jueves que los pasajeros que lleguen a Estados Unidos deberán pasar por una cuarentena a su llegada al país, como parte de una serie de decretos para contener la pandemia del coronavirus.

“Además del uso de tapabocas, todos aquellos que viajen a Estados Unidos desde otro país deberán realizarse una prueba antes de subirse al avión y realizar una cuarentena cuando lleguen”, informó Biden en una conferencia en la Casa Blanca.

La exigencia de una prueba ya había sido ordenada por el gobierno de Donald Trump, pero el aislamiento era solo una recomendación.

Explicó que esta medida se debe a las nuevas cepas del virus detectadas en otros países, en un momento en que en Estados Unidos hay más de 400.000 muertos por la pandemia, una cifra que supera la cantidad de soldados estadounidenses fallecidos durante la Segunda Guerra Mundial. 

Biden sostuvo sus críticas a las políticas sanitarias de Trump y enfatizó en que la pandemia ha tenido un gran impacto en su país, siendo el más afectado en el mundo con más de 24 millones de contagiados. A diferencia del gobierno anterior, de entrada le está dando más importancia a este problema.

“No contábamos con que el gobierno federal actuara con la velocidad en que lo hizo y vemos las consecuencias de esas fallas: tenemos el 25 % de los casos confirmados y el 20 por ciento de las muertes en el mundo”, expresó el nuevo mandatario.

Los hospitales se están quedando sin camas, hay comercios que cerraron para siempre. La distribución de la vacuna ha sido terrible hasta ahora”, agregó Biden, basado en los datos de los Centros para el Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) que indican que de las casi 36 millones de dosis que han sido distribuidas en el país, se han aplicado poco más de 16,5 millones.

Biden también indicó que va a firmar una nueva orden “para extender los requerimientos para el uso de mascarillas en los viajes interestatales, en trenes, aviones y buses”

Estas medidas forman parte de una estrategia nacional explicada en un documento de 200 páginas, que incluyen un plan para acelerar el proceso de vacunación, trabajar para que los estudiantes vuelvan a las escuelas y recuperar la confianza de la opinión pública, entre otros objetivos.

El mandatario también quiere que el Congreso apruebe un plan de alivio económico por 1,9 billones de dólares.