Bolsonaro volvió a desatar la polémica en Brasil este jueves, durante un desayuno junto a periodistas y sus palabras fueron condenadas tanto por los medios de comunicación, políticos y representantes de grupos LGTB del país.

Según BBC Mundo, el mandatario apoyó su idea en que en Brasil “tenemos muchas familias” que defender.

“Esto no es un jefe de Estado, es una desgracia nacional… Está manchando la imagen de nuestro país de todas las formas imaginables”, dijo David Miranda, congresista de Río de Janeiro, en diálogo con The Guardian.

En un video publicado en Twitter, Jean Wyllys, un periodista y destacado activista LGTB, dijo que comentarios de este tipo incitan al odio contra las minorías.

Bolsonaro llegó a la presidencia de Brasil con su discurso ultraderechista y en contra de las minorías, incluso en una entrevista llegó a decir que preferiría que su hijo muriera, antes de que fuera homosexual.