De acuerdo con el portal Sina News, el despiadado hombre, de 64 años e identificado por su apellido Yang, acudió a la policía y dijo que su hijo con problemas mentales de 38 años había muerto por un accidente.

Los oficiales que atendieron a Yang notaron desde el principio que no mostraba una gran preocupación o tristeza por el supuesto accidente. Por ello, empezaron a hacerle preguntas, lo que lo puso muy nervioso, explica el mismo medio.

Desconfiados de la versión del sujeto, revisaron las cámaras de seguridad cercanas al lugar del macabro plan y ahí evidenciaron que el despiadado chino había empujado a su hijo.

Cuando lo arrestaron y le dijeron que tenían una prueba contundente contra él, Yang reconoció y confesó su macabro plan. Incluso, delató a un familiar suyo como cómplice, quien fue capturado cuando huía de la ciudad en un tren, detalla Sina.

Los organismos de socorro de Hainan encontraron días después el cuerpo sin vida del hombre con problemas mentales, finaliza el medio chino, aunque no detalló de cuánto era el seguro de vida por el que Yang decidió matar a su propio hijo.