Todo surgió cuando Nagorno Karabaj, un enclave de mayoría armenia que las autoridades soviéticas unieron en 1921 a Azerbaiyán, proclamó unilateralmente su independencia en 1991 con el apoyo de Armenia.

A pesar del alto el fuego alcanzado en 1994, y a falta de un tratado de paz tras una guerra que dejó 30.000 muertos, todavía se registran enfrentamientos regularmente. El último rebrote de violencia fue conocido como “la guerra de los cuatro días”, y sucedió en abril de 2016, dejando al menos 110 muertos entre civiles y militares ambos lados.

Bakú, capital de Azerbaiyán, hospedará la final del torneo el próximo 29 de mayo. Sin embargo, el resentimiento mutuo ha hecho que el volante armenio Henrikh Mkhitaryan decidiera no viajar con los ‘Gunners’ a disputar el partido.

Regularmente acusado por oenegés de derechos humanos de no respetar las libertades y de reprimir a los opositores, el gobierno de Azerbaiyán invirtió millones de euros estos últimos años para mejorar su imagen con eventos internacionales en su capital de rascacielos rutilantes; desde el festival de la canción de Eurovisión hasta un Gran Premio de Fórmula 1 y ahora la final de la Europa League.

“A pesar de las relaciones complicadas entre Azerbaiyán y Armenia, Mkhitaryan puede jugar la final”, declaró a la AFP la portavoz de la diplomacia del país del sur de Rusia, Leyla Abdullayeva, horas después de que el Arsenal anunciara que el jugador no se desplazará a Bakú el 29 de mayo.

“Deportistas de Armenia han participado ya en varios eventos importantes que Azerbaiyán ha organizado”, añadió Abdullayeva.

El Arsenal había pedido “garantías por parte de la UEFA respecto a la seguridad de Mkhitaryan” si tenía que desplazarse a Bakú. “Estamos muy preocupados por el hecho de que la localización de esta final pueda impedir a Micki jugar”, había declarado el club.

El secretario general de la Federación Azerbaiyana de Fútbol, Elkhan Mamedov, aseguró la semana pasada que Bakú “dio a la UEFA garantías de seguridad para Mkhitaryan con el objetivo de que pueda estar”.

“Después de haber examinado todas las opciones a nuestra disposición, hemos tomado la difícil decisión de renunciar a que forme parte del viaje con el equipo”, tuiteó este martes Mkhitaryan.

“Hablé esta mañana con Mkhitaryan. Es una decisión muy personal, quiere jugar y ayudarnos, pero hemos hablado, también con su familia, y hemos decidido no ir. No le puedo forzar a venir con nosotros”, señaló el técnico del Arsenal, el español Unai Emery.

En octubre, Mkhitaryan no viajó con su equipo a Azerbaiyán para jugar contra el Qarabag en la Liga Europa. En 2015, tampoco viajó con el Borussia Dortmund para enfrentarse al Galaba FK.