“Anoche, yo lideraba, a menudo con solidez, en muchos estados clave, por lo general manejados y controlados por los demócratas. Luego, uno a uno, comenzaron a desaparecer como por arte de magia a medida que se contabilizaban las balotas sorpresa. MUY EXTRAÑO, y ¡los encuestadores se equivocaron completa e históricamente!”, dijo Donald Trump en su cuenta @realDonaldTrump.

Donald Trump había afirmado en la madrugada de este miércoles que era el ganador de las elecciones presidenciales en Estados Unidos pese a que el recuento de los votos continúa en varios estados claves, en una batalla electoral muy reñida con su rival demócrata, Joe Biden.

En unos comicios marcados por la polarización, la pandemia y una histórica crisis económica, el mandatario republicano se proclamó ganador y denunció un fraude sin presentar pruebas.

Cuando todo apuntaba a que Biden iba a arrebatar Arizona a los republicanos, un primer revés para el presidente, este anunció que iba a acudir a la Corte Suprema de Justicia, al parecer para pedirle que detenga el conteo de votos enviados por correo.

“Nosotros ganamos esta elección”, dijo el mandatario en un discurso en la Casa Blanca. “Este es un fraude al público estadounidense (…) Queremos que la votación se detenga”, dijo.