En medio de su registro, su esposa —Li Ting— se contagió de COVID-19 al tener contacto permanente con personas infectadas, pues ella trabajaba como enfermera en un hospital, informó BBC.

En un video que Kaihai grabó para la cadena de noticias, él contó que, en diciembre del año pasado, su esposa empezó a ver cada vez más pacientes con síntomas muy parecidos y que eso le preocupaba.

El 20 de enero de este año, a ella le confirmaron que tenía coronavirus y que debía aislarse:

“Sus síntomas eran leves y los recursos [médicos] ya estaban sobrecargados, entonces el doctor le recetó algunos remedios y nos dijo que nos aisláramos en casa”.

Con el tiempo, “los síntomas empeoraron: ella estaba adolorida y tenía más de 39 grados de fiebre”, manifestó el hombre en el video que grabó y que compartió con el medio.

En esa grabación también se ven apartes de Ting cuando estaba enferma: tosía, lloraba del dolor y apenas comía.

“Entré en pánico”, confesó el hombre en el video, al recordar la crítica situación que él y su esposa estaban viviendo, sobre todo al saber que en los hospitales ya no había camas disponibles para atender a los enfermos.

Luego de 13 días del diagnóstico, Kaihai dijo que su esposa parecía estar mejorando; sin embargo, un chequeo reveló que, en realidad, ella estaba empeorando. “Se me rompió el corazón; me culpé por no haberla llevado antes al hospital”, expresó el hombre en la misma grabación.

Al final, de acuerdo con BBC, Ting fue hospitalizada y recibió tratamiento en Wuhan, donde tuvieron que pasar 50 días en cuarentena para que el virus desapareciera.

A continuación, el diario en video que Kaihai grabó: