Julián Andrés Sáenz Velasco viajó a Melbourne con visa de estudiante en septiembre de 2018, destaca el portal SBS Español, pero no contaba con que 3 meses después presentaría una dolencia que hasta el momento los médicos no han podido diagnosticar ni tratar, más allá de los paliativos y la observación. El joven de 25 años lleva 3 meses entre hospitalizaciones y visitas al médico.

Lo más apremiante, y que pone mayor presión a la situación de este colombiano, es que su visa de estudiante vence en un mes y las autoridades australianas le dicen que tiene que salir del país, destaca el medio.

Por otra parte, Concepción Velasco, madre del estudiante, teme por su vida, pues un vuelo de unas 30 horas podría atentar contra la salud y la integridad del joven.

Velasco le contó al medio que el malestar comenzó en diciembre de 2018, pues vomitaba todo lo que ingería: “Julián está mal. Ha sufrido infecciones, perdió 28 kilos y actualmente su tez ha adquirido un color amarillo. Además ha sido sometido a numerosos exámenes médicos y ha estado bajo la lupa de diversos especialistas, desde gastroenterólogos a urólogos, pero todavía no han identificado el nombre ni el origen de su condición”, contó la angustiada madre a SBS.

Adicionalmente, los órganos de Julián presentan un evidente deterioro, según su progenitora, que narra que de sus casi tres meses bajo la lupa médica, los mismos funcionarios del hospital Austin de Melbourne le consiguieron alojamiento gratuito cerca del hospital para que pueda estar en constante monitoreo.

De viajar a Colombia, tendría que hacerlo intubado y en camilla, dicen las autoridades médicas citadas por el medio: “Es un viaje largo y pone en riesgo su salud. Además, en Colombia Julián renunció a su aseguradora médica; por lo tanto, es improbable que lo estén esperando en el aeropuerto cuando llegue y necesite atención inmediata”, explicó la madre.