Se trata del sexto y más joven presidente de Ucrania desde su independencia, que recibió felicitaciones del mundo entero, incluyendo las del presidente estadounidense Donald Trump y del francés Emmanuel Macron por teléfono.

Su programa no es muy preciso, a pesar de que promete seguir el rumbo pro-occidental que lleva el país desde 2014, y sin mayoría en el parlamento, Zelenski no lo tendrá fácil. Su investidura está prevista a principios de junio.

Los observadores internacionales entregarán este lunes su informe sobre la segunda vuelta pero la primera ya fue considerada como ejemplar, en un país que vivió dos revoluciones en menos de tres décadas de independencia.

La amplia victoria de Zelenski demuestra el rechazo de los ucranianos a los políticos veteranos como el ahora expresidente Petro Poroshenko, de 53 años, que logró acercar el país a Occidente pero fue incapaz de aumentar el nivel de vida en el país, uno de los más pobres de Europa.

Ahora el electo presidente tendrá que formar un equipo de gobierno y tomar decisiones a pesar de que no tiene mayoría parlamentaria. Las elecciones legislativas no están previstas al 27 de octubre, lo que anuncia un periodo de inestabilidad política.

Zelenski, que forjó su popularidad en la serie de televisión “El siervo del pueblo”, en la que interpreta a un profesor de historia que llega a la Presidencia del país, ha prometido que permanecerá en el cargo un solo mandato