Las autoridades dijeron que un vehículo de mantenimiento podría haber causado el accidente al deslizarse por un terraplén y golpear el tren justo antes de que este entrara en el túnel, cerca de la ciudad costera de Hualien.

“Había un vehículo de construcción que no estaba aparcado correctamente y se deslizó sobre la vía férrea”, dijo a los periodistas el jefe de la policía del condado de Hualien, Tsai Ding-hsien, aunque precisó que estaban “aclarando la causa del incidente”.

Fotos de medios locales tomadas en el lugar muestran la parte trasera de un camión plataforma amarillo volcado cerca del tren.

La presidenta Tsai Ing-wen ordenó a los hospitales que se preparen para recibir a muchas víctimas, por lo que el número de víctimas podría crecer. “La prioridad absoluta ahora es socorrer a las personas atrapadas”, indicó su oficina en un comunicado.

Las imágenes publicadas por el medio local UDN muestran que la parte delantera del tren en el interior del túnel había quedado devastada. La Cruz Roja de Taiwán difundió también imágenes de socorristas con cascos y linternas caminando por el techo del tren siniestrado dentro del túnel para llegar a los supervivientes.

Los pasajeros de la parte trasera del convoy pudieron salir relativamente ilesos del accidente, en comparación con lo que sucedió al frente. El tren tenía ocho vagones y transportaba a unos 350 pasajeros desde Taipéi a la ciudad de Taitung, en el sureste de la isla.

El accidente coincide con el comienzo de la festividad anual de la limpieza de tumbas, un largo fin de semana feriado que llena las carreteras y los ferrocarriles del país. Durante este período, los habitantes regresan generalmente a sus pueblos natales para limpiar las tumbas de sus familiares y realizar ofrendas.

La línea ferroviaria del este de Taiwán suele ser un atractivo turístico porque recorre su espléndida y menos poblada costa oriental. A través de múltiples túneles y puentes serpentea las montañas y las espectaculares gargantas antes de descender por el valle de Huadong.

El accidente del viernes es una de las peores catástrofes ferroviarias en Taiwán de las que se tiene constancia. El último gran descarrilamiento remonta a 2018, cuando murieron 18 personas y más de 200 de los 366 pasajeros resultaron heridos en el extremo sur de la misma línea.

Este accidente fue el peor desde 1991, cuando 30 pasajeros murieron y 112 resultaron heridos por la colisión de dos trenes en Miaoli. El diario Apple Daily dijo que el peor accidente de la isla fue en 1948 y dejó 64 muertos.