El envejecer va disminuyendo algunas funciones físicas y mentales con el paso de tiempo, sin embargo, según el estudio Carol Ryff, directora del Instituto de envejecimiento de la Unversidad de Wisconsin, publicado en la revista Jama Psychiatry, si una persona tiene claro su objetivo vital puede tener una mejor salud.

El medio especializado explicó que un experimento que realizaron con personas de tercera edad en un periodo de 4 años mostró que aquellos cuyo propósito era claro tenían una mayor fuerza física que los que no.

Shigehiro Oishi, de la Universidad de Virginia en Charlottesville, analizó el estudio publicado por Ryff y encontró que es más fácil encontrar ese propósito en la vida en las naciones pobres que en las ricas.

“En los países ricos hay tantas posibles metas que es más difícil para la gente veras claramente”, indicó Oishi.

El artículo continúa abajo

Estas conclusiones publicadas Jama Psychiatry fueron soportadas por un estudio hecho en la Universidad de Carleton (Canadá) por parte de Patrick Hill.

En su investigación expuesta en la revista Psychological Science, Hill asegura que aquellas personas que tienen un propósito claro en la vida tienden a adquirir hábitos de vida más saludables, algo que explicaría que se vuelvan más longevos.

Adicionalmente, “ponerse metas puede ayudar a las personas a vivir más, sin importar cuándo se encuentre ese propósito”. Hill añadió que entre “más pronto alguien encuentre su enfoque en la vida, más rápido empezará a tener los efectos positivos”.

En definitiva, el tener un propósito claro desde una edad temprana ayudará a la salud física y mental de las personas, aseguran los expertos. Entre más joven se esté al encontrar esa meta, más tiempo tendrá para alcanzarla y disfrutar del proceso y los resultados al alcanzarla.