Luego del saque inicial, que correspondió a las oceánicas, la canadiense Christine Sinclair sacudió la tranquilidad de la defensa contraria al robarse la pelota en el último cuarto de cancha.

Mientras tanto, por la zona central entraba al área Janine Beckie, quien sin ninguna marca y ante la salida de la portera, solo tuvo que darle un toque al balón para empezar a labrar la victoria que se terminó dando por 2 goles a 0.

Esta es la primera marca oficial que se bate en Río 2016, sin que todavía se hayan inaugurado oficialmente las justas.