El equipo argentino de baloncesto iba por la hazaña en Río, si lograban vencer a los siempre favoritos: Estados Unidos. Sin embargo, la ilusión quedó ahí y el conjunto suramericano cayó derrotado en los cuartos de final por 105 – 78.

Más allá de la tristeza de la eliminación de los Juegos Olímpicos, los hinchas y los jugadores se llenaron de lágrimas por el adiós a Ginóbili, una de las glorias de la ‘generación dorada’, que le dio varias alegrías a los seguidores de este deporte.

Hoy algunos de sus compañeros que hicieron parte de esa gran época, creada en el 2001 y ganadora de la medalla de oro en Atenas 2004 y de bronce en Beijing 2008, como Luis Scola, Carlos Delfino y Andrés Nocioni le dicen adiós al líder del equipo de baloncesto.

Al finalizar el encuentro, los jugadores y el entrenador Mike Kryzewski, de Estados Unidos, hicieron fila para abrazar, despedir y decirle algunas palabras al basquetbolista, señala Mundo D.

Fui un afortunado de vivir todo esto en la selección argentina.Lo ideal era que pasara (llorar) en el vestuario, pero no se pudo por todo lo que me dijeron mis compañeros. Me siento feliz de todo lo que viví.”, dijo el argentino al finalizar el encuentro.