“Ella le iba a dar la mano a uno y le salían chorritos de sudor de las manitos”, recordó Ramón Nivia, papá de la también modelo, durante una entrevista con ‘Se dice de mí’.

En ese mismo programa, la actriz aseguró que fue muy difícil esa situación para ella porque en el “95 % de las veces” la gente se moría “del asco”.

“Cuando me hago esa cirugía y yo me despierto, ¡ay Dios mío!, es como una de las felicidades más grandes que yo he sentido en mi vida; ver que a mí no me sudaban las manos fue una cosa maravillosa“, agregó la famosa.

Al final, Norma indicó que esa cirugía, llamada simpatectomía, fue una “bendición” para ella.

Esta anécdota la puedes escuchar completa en el siguiente video, a partir del minuto 20:57.