De acuerdo con sus allegados, los detonantes que hicieron que María Eugenia cayera en el mundo de las drogas y el alcohol fue que en su niñez su tío la violó en varias oportunidades, y el suicidio de su novio cuando ella tenía 16 años.

A pesar de que ella tenía fama y dinero, su vida personal era complicada y siempre estaba deprimida por lo que le había ocurrido.

Según el programa, la reconocida actriz llegaba ebria o drogada a las grabaciones de las novelas, por lo que los directores dejaron de llamarla para algunos papeles.

También tuvo muchas relaciones con varios hombres e incluso tuvo un hijo y nunca dijo quién era el padre.

Las cosas se complicaron y María Eugenia se quedó sin dinero, por lo que tuvo que vender su ropa y pedir limosna para poder pagar una modesta habitación donde vivía en un barrio popular de Bogotá.  

Finalmente, la actriz murió el 9 de mayo de 2015 en la Clínica Navarra a los 66 años, luego de padecer por varios meses de una infección respiratoria.