Sin embargo, todo parece ser un invento más de tabloides y de personas que buscan atención con noticias de la realeza británica, según reporta El País de España.

“La publicación del Dr. Medi Spa es categóricamente incierta y, además, la familia real nunca respalda ninguna actividad comercial”, dice el comunicado que cita el medio español.

El rumor tomó fuerza luego de que el doctor Munir Somji publicara unas supuestas fotos del antes y después de que Kate se sometiera al popular procedimiento, que ya no aparecen en Instagram. “Nuestra Kate ama un poco de bótox” era el mensaje que acompañaba las imágenes, según el citado medio.

Al médico le preguntaron si la duquesa, de 37 años, es, efectivamente, cliente de su clínica, pero se salió por la tangente diciendo que “Tenemos acuerdos de no divulgación en los que no podemos hablar de nuestros clientes de alto nivel. No podemos comentar en absoluto que ella haya acudido a nosotros”.