“Sí, es algo con lo que he tenido que aprender a convivir desde pequeño. Soy muy sensible al tema. Alguna vez lo puse en Instagram: ‘Veo gente muerta’”, manifestó Llano en la charla en helicóptero que tuvo con Andrés Wilches.

Más adelante, el presentador del programa le pidió que explicara en mayor detalle en qué consiste esa habilidad tan particular que tiene: “Es una sensibilidad que uno aprende a manejar, y uno puede bloquearlo no. Puntualmente, soy muy sensible con ese tipo de presencias, de sentirlos, de percibirlos […] Es una, ¿cómo decirlo?… Ves esa esencia, ves ese espectro, es una manera de decirlo”.

Como lo mencionó, es un tema con el que ha lidiado desde pequeño, cuando “veía personas, veía cosas que no interpretaba bien”, algo que lo acompañó y hasta se volvió más familiar en su juventud: “Puntualmente, en la casa donde vivíamos en Medellín, en la casa de mis papás, había un ser que entraba en las noches, y llegamos a tal relación, a tal punto, que yo tenía que trabajar por las noches cuando estaba en la universidad, y siempre llegaba y entraba y se hacía detrás de mí, y yo era el que le decía: ‘Ya, tranquilo. Descansa. Vete’. Es mi forma de comunicarme, no que me hable, que me diga. Siempre siento que están buscando decir algo”.

Sin embargo, y aunque es un don que muchos quisieran tener, Juan Pablo no tiene ninguna curiosidad en desarrollarlo: “No he llegado a ese punto [de querer descubrir lo que buscan decir], porque la verdad no me interesa. No quiero ser espiritista ni me interesan nada de esas cosas. Simplemente tengo esa sensibilidad y, lo que te digo, uno abre o cierra esas puertas”.

A pesar de que en algún momento de su vida le produjo miedo, ahora asegura que solo hay que temerle a los vivos: “A esos sí que les tengo miedo. A la gente falsa, el daño que te pueden hacer”.

Toda su historia se puede escuchar en el siguiente video, a partir del minuto 8:43: