“Corría el año 1995 y un grupo de amigos nos dispusimos a viajar a Cuba. El director de cine Fernando de France había comprado ocho billetes baratos y nos invitó a viajar a la isla con un objetivo: rodar el videoclip de ‘El lado oscuro’”, inicia el relato sobre ese capítulo de su vida en el libro autobiográfico ‘50 palos… y sigo soñando’, que publicó tres años antes de que el cáncer le quitara la vida.

En esas páginas, Pau Donés contó la historia detrás de la que podría catalogarse como la canción más importante en la carrera de la agrupación: ‘La flaca’.

En ese viaje, en un bar de La Habana, Pau y sus amigos vieron a una mujer “de belleza impresionante, con un vestido de gasa roja semitransparente, y en la cara dos soles que sin palabras hablaban”, que días después se convertiría en la protagonista de su video.

Por vueltas de la vida, o el destino, como quiera llamarse, Pau y Alsoris Guzmán terminaron compartiendo habitación y fue allí donde llegó la inspiración, donde Donés redescubrió a su musa y terminó dedicándole la poesía que plasmó en dicho tema.

Los detalles de la historia difieren un poco entre la versión que dio el vocalista de Jarabe de Palo en un concierto en México y la que relata El Mundo a partir de una llamada telefónica con Alsoris.

Él contó lo siguiente, según La Tercera: “Dormíamos en la misma habitación aunque en camas separadas. Y entonces, el último día, yo que nunca la había mirado con otros ojos que no fueran los de una hermana… esa noche salimos, nos tomamos unos mojitos. Justo al día siguiente nos íbamos, y entonces llegamos a la habitación como siempre, y cuando salgo del baño me dio por mirar hacia su cama. Vi una mulata preciosa encima de una sábana blanca y yo, que soy un tipo muy tímido, me vine arriba y le dije, porque realmente lo sentía así: ‘flaca, no puedo irme de la isla sin acostarme contigo’”.

No pasó nada realmente, pues Guzmán solo recuerda que se dieron un beso sin importancia “en el autobús cuando íbamos en viaje por Cuba. Él era una persona tímida entonces, aparte de que éramos muy jóvenes; y a mí no me pidas mezclar el trabajo con otra cosa”.

La versión de Pau es que pasó la noche abrazado a ella y al día siguiente se levantó, escribió el poema y se lo entregó en un sobre cuando se despidieron en el aeropuerto. “Pasé el control de las visas y cuando me giré estaba ella leyendo esa cartita y llorando como una Magdalena”, recuerda La Tercera, sobre las palabras de Pau Donés.

Alsoris, sin embargo, tiene en su cabeza que el sobre se lo entregó en la mañana, cuando se despertaron: “Él me entrega un peluche suyo -un dragón verde- y el sobre con la canción escrita a puño y letra de él. ‘Te he escrito esto’, me dijo. Ese poema, que no es un poema es una canción, lo tiene mi madre, no sé si lo conserva porque ¿quién iba a pensar que esa canción se hiciera famosa? Estaba entre fotos y cosas que yo tenía, y esas cajas se las dejé a mi mamá. Han pasado 20 años, mi madre no va a guardar eso 20 años, ¿y quién se iba a imaginar que iba a ser una canción famosa? Nadie. No lo encontrará…”, cita El Mundo.

Las pequeñas diferencias entre los recuerdos de cada protagonista son minucias sin importancia dentro de una mágica historia en la que Cuba fue el escenario y Alsoris Guzmán, la musa.

El video de ‘El lado oscuro’ no se pudo rodar por el clima, pero sin duda dejó algo mucho mejor que eso para Pau, Alsoris y, claramente, la carrera de Jarabe de Palo.

Alsoris ahora vive en Italia, tiene un hijo de 10 años y trabaja de niñera o cuidando enfermos de Alzheimer durante el día. Algunas noches canta en bares.