Harry llegó a Edimburgo el martes por la noche, según los medios británicos. El miércoles debía lanzar allí, con su organización Travalyst, un sistema de clasificación para evaluar el impacto ambiental de los viajes aéreos y las estancias de los turistas.

“El quiere decir algunas palabras antes de comenzar el día, y dejó claro que podemos llamarlo solo Harry”, afirmó la anfitriona del acto, Ayesha Hazarika.

“Tenemos que trabajar juntos (…) para extender las buenas prácticas que ya se utilizan en todo el mundo”, dijo el príncipe, de 35 años, subrayando que Escocia es “uno de los destinos de más rápido crecimiento en el mundo” y “está a la vanguardia de un enfoque más sostenible”.

Criticado por haber viajado en el pasado en un jet privado, se defendió en el lanzamiento el pasado otoño de Travalyst afirmando que había pasado “el 99 % de (su) vida” utilizando vuelos comerciales, pero que a veces necesitaba que su familia viajara “con seguridad”.

Esta vez, los medios británicos lo mostraron bajándose del tren en la estación de Edimburgo desde Londres, llevando una gorra y un bolso al hombro, tras cruzar el Atlántico en un vuelo comercial.

El viernes, Harry tiene previsto asistir a la grabación de Jon Bon Jovi en Londres, en los estudios Abbey Road -popularizados por los Beatles- de una canción para los Juegos Invictus, una competición deportiva entre soldados heridos de todo el mundo creada por iniciativa del príncipe inglés. 

En un programa de la BBC del martes, el intérprete de ‘Livin’ on a prayer’ bromeó afirmando que Harry es “un artista antes conocido como príncipe”, en referencia al cantante Prince, que una vez se presentó como tal.

El príncipe y su esposa Meghan, una exactriz estadounidense de 38 años, se mudaron a principios de este año a una lujosa villa en las afueras de Victoria, en la costa oeste de Canadá, con su hijo Archie, nacido en mayo. Los dos treintañeros que sacudieron la monarquía británica el mes pasado cuando anunciaron su decisión, dejarán de ser miembros activos de la familia real a partir del 1 de abril.

La pareja ya no tendrá oficinas en el Palacio de Buckingham, donde reside la reina Isabel II, a partir del 1 de abril y estará representada por su organización benéfica británica.

Publicaron un texto en su página web en el que se detallan las consecuencias prácticas de su retirada, más pronunciada de lo que ellos esperaban.