Se trata de Laura Ojeda y Jonathan Fierro, participantes del programa ‘Protagonistas’ en 2017, quienes durante el ‘reality’ iniciaron una relación amorosa que terminó hace un par de semanas producto de lo tormentosa y violenta que se tornó la convivencia.

El pasado primero de noviembre, Ojeda denunció en el programa ‘Lo sé todo’ que Fierro la había golpeado en su casa y le había tirado un perro para que la mordiera. Al ver el relato que hizo ella, Jonathan se defendió publicando en su cuenta de Instagram unos videos que registró la cámara de seguridad del gimnasio al que va en Barranquilla, en el que se aprecia que, horas antes del ataque que Ojeda denunció, ella fue hasta ese lugar para pegarle puños a Fierro.

Las imágenes difundidas por él son claras: Laura llegó al gimnasio y lo atacó. Aunque el ganador de ‘Protagonistas’ alcanza a esquivar varios golpes, ambos terminan en el piso por el brutal forcejeo. Incluso, según el video, Jonathan la jala del pelo para que se calme, pero los golpes vienen y van. Sin embargo, cada uno da versiones diferentes de lo que sucedió en el apartamento de Fierro, a donde fueron después de esa pelea en el gimnasio.

“Cuando salí del gimnasio fui a hablar con la mamá. Al rato llega él a la casa y empezó a golpearme. La hermana empezó a pegarme y decirme insultos. Ahí las dos empezamos a forcejear. Él lo que hace es golpearme y me tira el perro para que me muerda. Él estaba encarnizado dándome con sevicia. Me da rabia que él ahora quiera manipular. Él atentó contra mí, me vulneró”, relató Ojeda en la entrevista que le dio al programa ‘La movida’.

Fierro contradijo esa versión y comentó: “Cuando entramos a mi apartamento ella trataba de arreglar la situación, decía que olvidara ese episodio, que empezáramos de cero. Ella, en un ataque de ira, le pega un puño con todas las ganas al vidrio del comedor, que es el morado que ella muestra en sus fotos, que tiene en la mano. Ella, con alcohol en la cabeza, cogió por el pelo a mi hermana, a lo que me tocó intervenir para separarlas. La agarro por los brazos, duro, porque es una mujer fuerte”.

“Él llama al perro para que se acercara y si no es por la mamá, que intercedió, el perro me hubiese mordido y yo no estaría contando esta historia”, manifestó Laura sobre esa discusión en el apartamento de Jonathan.

Ambos también recordaron una pelea que tuvieron en el último carnaval de Barranquilla. Como era de suponerse, la versión de cada uno fue diferente respecto a la del otro. Al respecto, Fierro contó: “Para nadie era un secreto que nuestra relación era bastante toxica. Carnavales, ella estaba tomada. Fue en mi edificio. En mi edificio deben estar cansados de tantas peleas. En ese momento, ella saliendo del ascensor, tuvimos una discusión. La tomé por los brazos para que no me aruñara. Le dejé unas marcas en los brazos por el apretón tan duro que le di. Ella se arrepiente de poner el denuncio”.

Por su parte, Ojeda asegura que esa discusión fue más violenta de lo que dice su exnovio. “Llegué a la casa y lo primero que recibí fue trompadas, cachetadas y jaloneadas en el ascensor”, manifestó la modelo.

Consultados por las conclusiones que sacan de todos estos episodios de violencia que protagonizaron, Laura aseguró: “Aquí lo único claro es que hay un delito, me maltrató. Quiero luchar porque no haya más mujeres que se dejen maltratar, que no pase más esto. Él se está haciendo el santo, pero justicia va a haber”.

Por su parte, Fierro concluyó: “Ella en la denuncia dice muchas mentiras porque tiene que defenderse. Los hombres también son víctimas de maltrato y nosotros no nos defendemos por respeto a la mujer”.