Aunque a los ojos del público las hermanas y los guapos protagonistas eran un grupo sólido, la verdad detrás de escena era muy distinta para Danna, según le contó a la argentina.

Todo, de acuerdo con García, comenzó cuando su personaje y el de Mario Cimarro comenzó a tomar más vuelo en la novela: “Yo no era la protagonista, yo no me sentía así. Creo que no nos la habían vendido así. Nos la habían vendido a todos como que éramos seis protagonistas. Ese era el tema, y creo que ese fue parte del problema de que yo no encajara bien, porque cuando empiezan los personajes de Mario y mío a ser como que en la historia un poquito más protagonistas, pues eso no cayó muy bien. No era culpa mía, pero terminas cargando el marrón, como dicen en España. Pero eso no fue una decisión mía, no tenía nada que ver. Yo llegué de última”, recordó Danna en el Instagram Live que hizo el pasado domingo.

La actriz, que hace poco superó el coronavirus, explicó que lo que pasaba era que sus colegas, “tal vez, no eran muy conscientes, o la gente no sabía, o mis compañeras no sabían, que yo no tenía ningún interés profesional. Yo no estaba buscando ni triunfar ni ser la reina de las novelas, ni sobresalir, porque mi corazón estaba todavía en una transición de lo que yo venía de vivir de mi vida personal, que era mi prioridad”, pues ella atravesaba su separación y, a la vez, el divorcio de sus padres.

Danna García había regresado a Colombia luego de terminar una relación que casi llega al altar y sus energías estaban enfocadas en rehacer su vida, en poner todo en orden. 

“Yo llegué alejada a un hotel, porque era de las pocas, junto con los chicos, que no vivíamos en Colombia […] Yo como que estaba muy apartada del equipo, era como que la niña recién llegada, era muy sola […] Yo llegaba a grabar y estaba más preocupada por aprenderme mis libretos, y estaba como más preocupada en resolver mi estatus personal, dónde voy a vivir, qué voy a hacer. Mis papás se acababan de divorciar”, recordó Danna, antes de dejar claro que en la novela no encontró un apoyo.

“Yo estaba muy sola. No encontré una familia en ‘Gavilanes’. Encontré un freno de mano […] Y no me daba mucha cuenta de este distanciamiento que estaba generando […] Yo era introvertida, yo no soy la más fiestera… Cuando eres diferente y además hay alguien que se encarga de poner a los demás en contra tuya… Y yo me doy cuenta tarde, me doy cuenta a mitad de la novela. Yo la estaba pasando muy mal. Tal vez, todo éramos… era otro momento, era otra etapa. Yo no quiero juzgar a nadie. Pero había una persona que ya era grandecita como para entender lo que estaba haciendo, de más de 40 años”, detalló la actriz, pero sin dar un nombre preciso de quién le hizo la vida imposible en la producción, como se puede escuchar en el fragmento que rescató una cuenta de Instagram.

A pesar del trago amargo que vivió mientras trabajaba, Danna recuerda ‘Pasión de gavilanes’ con “mucho orgullo y satisfacción, pero no por el periodo de grabación, porque creo que no éramos muy conscientes de lo que estaba pasando con ‘Gavilanes’, creo que fue a posterior, al terminar de grabar”.

En la misma conversación, Danna destacó que en Mario fue en quien encontró un amigo: “Mario fue un apoyo muy grande para mí, y los chicos también, todos lindos. Pero Mario se daba cuenta de muchas cosas que pasaban”, se puede oír en otro aparte publicado por otra cuenta en la misma red social.