Todo empezó por la indecisión de la mandataria de la capital y la senadora de la Alianza Verde con su boda, pues cancelaron dos matrimonios antes de que finalmente unieron sus vidas frente a un notario, indicó la revista.

“Desde el 2016 decidieron que habría matrimonio. En ese momento crearon un grupo de WhatsApp e invitaron a las madrinas para empezar a organizarlo. En dos ocasiones pusieron fecha y ambas veces [Claudia y Angélica] incumplieron. […] En tantas oportunidades desilusionaron a sus amigas, que el 2 de diciembre pasado, el día que les pidieron ayuda porque la boda sería una realidad, las trataron de ‘pastorcitas mentirosas’”, aseguró el medio.

No obstante, como en la historia del pastorcito que engañaba a los aldeanos con que el lobo se iba a llevar las ovejas y era mentira, al final sí hubo una vez que fue real… y la tercera planeación de la boda terminó con la escena de las políticas casándose en una notaría de Bogotá el 16 de diciembre.

Ese día lo describió la alcaldesa como el “más feliz” de su vida, tal como se puede ver en un ‘post’ que escribió en Instagram para la fecha, y que acompañó con unas imágenes de su unión.

Ahí, además, expresó el gran amor que siente por Angélica y le agregó esta dedicatoria: “¡Gracias por existir y por amarme siempre. Te prometo honrarte y amarte toda la vida! ¡Gracias a la vida por este año maravilloso: me gradué del doctorado, gané la Alcaldía y me casé con el amor de mi vida!”.

A continuación, dejamos esa publicación (para ver todas las fotos hay que dar clic en las flechas que salen sobre ellas o deslizar), y luego la imagen de la portada de Claudia en Cromos, donde contaron lo de ‘las pastorcitas’ y, además, otras historias familiares y personales de la mandataria.