El caso sucedió cuando la artista tenía 18 años y la contrataron como azafata. “Tuve un acoso y fue víctima de un abuso. Realmente, caí en una trampa por parte de una persona mayor, de un superior”, dijo en la reciente edición impresa de Vea, donde mencionó la reconocida aerolínea del país en la que ocurrió el hecho.

“Luego, yo sola me hice terapia, no le conté nunca a nadie. Yo entendía todo, lo leí perfecto, no tuve dudas de que fue un abuso, además, porque tuvo violencia”, agregó.

Igualmente, en su declaración en el medio reveló la razón por la que decidió quedarse callada, y lo que hizo luego de ser abusada.

“No quería escándalos, me sentía sola para afrontar uno, y tampoco quería hacer sufrir a mi mamá [afectada por un derrame cerebral]. Me desmotivé por completo, le cogí miedo a esa persona y a ir a trabajar, y pasé la carta de renuncia. Y como tenía derecho a unas vacaciones pendientes, y a tiquetes, huí. Me fui a Nueva York donde una prima. Mi papá no entendió el motivo de mi conducta”, puntualizó.

Además de eso, la famosa, que es mamá de la también actriz Mónica Lopera, se refirió a otros acosos sexuales de los que ha sido víctima, pero ya más adulta (uno de ellos a sus 40 años) y que no han pasado a más porque ella ya ha sabido manejarlo después de lo que le sucedió en la aerolínea.