La columna de Alberto Linero se da luego de que el reguetonero puertorriqueño Bad Bunny comparó la fobia al reguetón con la homofobia y el racismo, en una entrevista con El País de España.

Alberto Linero escribe en el portal de Blu Radio que por su formación teológica toma distancia del género por considerar que su lírica utiliza “frases burdas y faltas de poesía”.

También afirma que el rechazo generalizado contra el reguetón “no se va a acabar nunca”, y en ese sentido sí lo compara con la homofobia y el racismo, que permanecerán por siempre dentro de algunas personas.

“El reguetón es un género que viene de la calle, del ‘underground’, de la gente pobre que no tuvo opciones. A veces, hasta criminales, pero no lo digo de forma despectiva”, señala Alberto Linero, para significar que de esas raíces podría provenir el mencionado rechazo de algunos contra ese género musical.

Linero se niega a comparar la fobia al reguetón con la homofobia y el racismo, pues considera que las dos últimas son flagelos de la humanidad, mientras que lo del reguetón va en gustos o dependiendo de personas que, como él, se fijan en las letras y no solo se quedan con el ritmo.

Finalmente, el columnista remata que con otro tipo de letra el reguetón seguramente sería exitoso, pero que mientras tanto no se puede confundir el amor y el erotismo con la pornografía y la vulgaridad.

Este trino registra la opinión de Linero en la emisora:

El reguetón salió de las cárceles

Bad Bunny, que finalmente no se retira de la música, dijo en la entrevista con El País de España que el género musical nació en las cárceles y las calles, pero que asimismo fue un salvavidas para aquellos que no tuvieron muchas posibilidades.

Pese a la oposición de algunos, varios intérpretes del género lograron salir adelante, como fue el caso de Anuel -que anunció su retiro de la música-, quien estuvo en la cárcel y ahora es uno de los artistas más representativos de la escena.

Bad Bunny no se molesta por lo que digan los detractores, porque aún así “hay un mundo entero bailando las canciones, disfrutando de la vida sin prejuicios”.