La puja por el salario mínimo se hecho más intensa que nunca. Esta vez Alberto Carrasquilla, ministro de Hacienda y Crédito Público, se pronunció sobre el aumento del mismo y estuvo de acuerdo con la propuesta del empresariado nacional: solo debe subirse un 2 %, o sea 17.550 pesos. 

Fue enfático en que discusiones como estas deben estar sometidas a fórmulas universales como aquella que se basa en los índices de inflación y productividad para determinar el aumento anual del salario mínimo.

“Lo viable es empezar a discutir el incremento basado en la inflación. No creo que la inflación llegue al 2 %, pongámosle 1,5 % este año. En una situación con este desempleo y con estos costos, la subida debe ser razonable”, le dijo a La República el jefe de la cartera económica.

Pese a que el funcionario considera que la propuesta del 2 % es “razonable”, otros sectores han mostrado abierta oposición a los argumentos de los gremios y han sido enfáticos en que los trabajadores requieren de mayor poder adquisitivo para contribuir a la recuperación de la economía.

Tanto es así que el reconocido empresario barranquillero Christian Daes criticó duramente lo expuesto por gremios como la ANDI o Fenalco y propuso que, como mínimo, el salario debía ser aumentado en un 5 %.

Varios representantes de la academia también se han mostrado escépticos frente a la propuesta del empresariado y argumentan que, así como hay sectores que definitivamente no tienen cómo responder, hay otros cuyas ganancias no deberían limitarlos a subirle al mínimo solo 17.550 pesos.

Así se lo dijo a Pulzo César Ferrari, docente de economía de la Universidad Javeriana, quien puso sobre la mesa otra propuesta: hacer no un aumento general sino sectorial; pero en caso de no concretar tal estrategia, subir más el salario mínimo general y que el Estado subsidie, en parte, a las empresas que no pueden responder con la totalidad del mismo. 

Para el académico los sectores que deberían hacerse cargo de la totalidad del pago de los salarios son el financiero y, en buena parte, el comercial.

“Es una locura que sectores como estos pretendan aumentar el salario en poco más de 17.000 pesos. Es realmente paupérrimo”, señaló.

Salario mínimo 2021: trabajadores piden más

Mientras los gremios empresariales y el Ministerio de Hacienda plantean que al mínimo solo hay que subirle un 2 %, las principales centrales obreras de Colombia han solicitado un aumento del 13, 9 %, equivalente a un millón de pesos, más un auxilio de transporte de 120.000 pesos. 

Líderes sindicales explicaron en su momento que si los colombianos tienen mayor capacidad de consumo, la economía se verá estimulada y la recuperación será un proceso más rápido y efectivo. Sin embargo, la brecha entre trabajadores y empresarios parece ser cada día más ancha y no hay a la vista luces de una propuesta formal que se siente en un término medio.