Todo comenzó con estas palabras que el mandatario dijo en una rueda de prensa el pasado 10 de abril:

“Una ciudad avanzada, de nuestro tiempo, tiene que tener un servicio de taxi que les garantice a los ciudadanos que no tenga un taxímetro adulterado. No tener tabletas es resignarnos a una ciudad de tercera a nivel internacional y decirles a los ciudadanos que no nos importa que a ellos los atraquen o estafen con un taxímetro adulterado”.

“Sería devolvernos a la edad de piedra pensar que vamos a seguir con esos taxímetros obsoletos y adulterados, que además le hacen una mala fama a los taxistas”, añadió el Alcalde Peñalosa.

Por ello, varios dirigentes del gremio (entre ellos propietarios, conductores y empresarios miembros de las Mesas de Trabajo de la Comisión Accidental de Taxismo) realizaron un video en el que le piden al alcalde rectificar sus calificativos.

“El gremio del taxismo tiene todos los taxímetros adulterados: es una falsa afirmación de parte de él que lesiona los intereses de un gremio”, dice uno de ellos en el video.

“Triste que de una manera peyorativa se refiera a nuestros conductores y genere una desconfianza exacerbada ante los usuarios”, dice otro.

“Señor Enrique Peñalosa, de parte de los conductores del servicio público individual exigimos respeto hacia nosotros, somos personas honestas y trabajadoras… exigimos que usted salga a los medios de comunicación rindiéndole disculpas a nuestro gremio”, expresa otro más en el video.

“Extrañado con las palabras y adjetivos utilizados por la primera autoridad, son descalificadores”, mencionó otro.

Este es el video que ha rondado a través de WhatsApp en el que integrantes de la Asociación de Propietarios de Taxis de Bogotá, representantes de conductores y de empresas afiliadoras le hacen la petición al alcalde.

A estas peticiones, se sumó el concejal de Bogotá Manuel Sarmiento, que exigió al alcalde retractarse de sus comentarios porque insinuó que todos son ladrones por “desespero al no poder imponer sus ilegales e inconvenientes tabletas, no lo puede llevar a desprestigiar a un gremio que en su gran mayoría es gente buena”.