Aunque la Ley 1755 de 2015 establece que un derecho de petición debe presentar datos personales o jurídicos del solicitante y que constitucionalistas consultados por Pulzo aseguran que en este caso no es un problema, la solicitud a nombre de una ‘veeduría’ de la UNP, sin personería jurídica, dejó al descubierto presuntos comportamientos irregulares de Wilson David Pérez Devia que, para el denunciante, serían motivo de suspensión de su cargo.

En su derecho de petición a la UNP, la ‘veeduría’ alertó sobre algunos comportamientos de Pérez Devia porque considera que, desde el punto de vista ético, el sindicalista está inhabilitado para ejercer su labor y, además, representar a Colombia en importantes eventos sindicales por el mundo, como actualmente lo está haciendo el acusado. Por ello, pidieron la suspensión de su cargo.

De hecho, Pérez Devia representó, entre el 10 y el 21 de junio, a Colombia en Ginebra (Suiza), en la Conferencia de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en donde se habla de temas como acoso laboral, incumplimientos contractuales, tercerización laboral, explotación sexual, entre otros.

Pero esa ‘veeduría’ fue más allá en su advertencia a la UNP (de la cual envió copia a la Fiscalía y la Procuraduría) y aseguró que Pérez Devia porta un arma de dotación sin necesitarla por estar únicamente vinculado a tareas administrativas en esa entidad, y que, además ha sido denunciado por varios delitos, de los cuales algunos siguen activos, como se puede verificar en el Sistema Penal Oral Acusatorio (Spoa) de la Fiscalía:

  1. Violencia intrafamiliar x 4 veces (2 procesos activos).
  2. Hurto (Activo).
  3. Lesiones personales x 2 veces (Inactivos).
  4. Delitos sexuales (Inactivo).

A pesar de contar con todos los requerimientos por parte de la ‘veeduría’, las inquietudes tuvieron respuestas por parte de la UNP. Inicialmente, la entidad señaló que la suspensión de Devia no puede ser efectiva porque ese proceso contempla unos presupuestos legales y, para el caso en mención, no están dados.

Además, que “hasta tanto no se emita una decisión de fondo donde se determine la responsabilidad de su autor, no se genera una situación jurídica respecto del empleado público”.

También respondió que la entidad no le ha autorizado el porte de armas al denunciado por lo que, a través de un procedimiento interno, se le requirió la entrega de su arma de dotación.

Pulzo se contactó con Wilson Pérez Devia, quien confirmó la veracidad de los procesos que afronta ante la justicia colombiana por presuntas faltas personales, y dijo estar seguro de asumir cualquier consecuencia que le conlleven si alguna instancia lo llega a encontrar culpable, situación que hasta el momento no se ha dado.

Sin embargo, el implicado catalogó como irregular “la denuncia anónima” en su contra y aseguró que todo se trata de un desprestigio a su nombre y su honra, así como de retaliaciones por algunas denuncias de corrupción al interior de la UNP que ha efectuado.

“Yo sé que son unas retaliaciones de ese anónimo y le llamé la atención a la UNP frente a la respuesta que le dieron porque la ley es clara, si bien es cierto que una veduría tiene derecho a conocer la información y la entidad tiene que responder, estas peticiones donde no está reconocida como veduría carecen de legalidad y toda validez, y la entidad no tenía porqué haber respondido“, afirmó.

Pérez Devia también confirmó que la UNP le solicitó entregar su arma de dotación y que ya la devolvió a la entidad.

En cuanto a su viaje a Suiza, aseguró que las denuncias que afronta hacen parte de su vida íntima y que, hasta que no se demuestre su culpabilidad, no le impiden representar a las organizaciones sindicales ni a los trabajadores públicos de Colombia en ese tipo de actividades.

“Eso no es una ninguna camisa de fuerza… sobre el tema de las denuncias laborales creo que no son ningunas, porque no hay nada comprobado, y sobre el tema penal tampoco hay una sentencia que diga que uno ha sido condenado o que se cometió alguna falta jurídica”, sentenció.