El delantero del Flamengo fue detenido en un operativo de vigilancia sanitaria en Sao Paulo para evitar aglomeraciones ante el auge de la pandemia del coronavirus, informa el portal GloboNews.

Barbosa estaba en un casino de lujo ubicado en el barrio adinerado Vila Olimpia, en el sur de la ciudad, y trasladado a una comisaría, donde firmó un documento comprometiéndose a regresar para prestar declaración, antes de ser puesto en libertad.

Un grupo de inspectores sanitarios y policías detectó la “aglomeración con cerca de 200 personas en una casa de juegos. Las personas estaban flagrantes consumiendo bebidas alcohólicas, irrespetando las reglas de distanciamiento social y sin usar mascarilla”, indicó la gobernación de Sao Paulo en un comunicado, citado por el mismo medio.

En videos publicados por las autoridades, Gabigol aparece vestido con una camiseta blanca y usando una mascarilla, al salir del establecimiento escoltado por policías.

“No acostumbro a jugar. Estaba con mis amigos y fuimos a comer. Cuando estábamos yéndonos, la policía llegó ordenando a todo el mundo a ponerse en el suelo”, dijo Gabigol en extractos de una entrevista con el programa Fantástico del canal Globonews, que se transmitirá esta noche.

“Faltó sensibilidad de mi parte”, agregó el delantero, quien aseguró que estaba pasando un tiempo con sus amigos aprovechando su último día de vacaciones después de que el ‘Fla’ se coronara bicampeón del Brasileirao-2020 el 26 de febrero.

“Siempre usé mascarilla, alcohol en gel” y al percibir que “había un poco más de gente estaba yéndome” del casino, agregó.

El popular club de Rio de Janeiro indicó que el incidente “será tratado internamente”, según dijo un portavoz del equipo.

Los empleados y el encargado del casino, establecimientos que están prohibidos en Brasil desde 1946, deberán “responder por el crimen contra la salud pública, juegos de azar y contravención”, indicó el comisario Eduardo Brotero en entrevista con GloboNews.

Desde el 6 de marzo, el estado de Sao Paulo regresó a la “fase roja” de restricciones contra el coronavirus, con el cierre de parques, bares, restaurantes, museos y comercios no esenciales, para evitar el colapso hospitalario en el período más letal de la pandemia, que deja más de 277.000 fallecidos y 11,4 millones de contagios en Brasil.

Con 46 millones de habitantes, Sao Paulo es el estado más golpeado por el coronavirus con casi 64.000 muertos y 2,1 millones de contagios.

A partir del lunes, el estado tendrá medidas más rigurosas como la suspensión del funcionamiento de iglesias, eventos deportivos y entra en vigor un toque de queda de 10 de la noche a 5 de la mañana.