“Caterine decidió unilateralmente abrirse y buscar nuevos caminos”, detalló el experimentado preparador deportivo en conversación con Caracol Radio.

El vínculo que perduró a través de los ciclos olímpicos de Londres 2012 y Río de Janeiro 2016, se acabó el pasado 5 de febrero, según informó El Espectador.

La razón de la separación había sido que ella “no estuvo de acuerdo con que el entrenador decidiera encargarse de la preparación de otros atletas para Tokio 2020”, de acuerdo al diario.

Duany desmintió esto, al afirmar en la frecuencia radial que ha “tenido muchos deportistas” y que “cuando ella llegó, (él) ya entrenaba a 40 atletas en Puerto Rico”.

Finalmente, el entrenador comunicó en la emisora que seguirá apoyando a Ibargüen y que espera ver el progreso en su curva de rendimiento de salto triple, que es “parte de su vida”.