El fútbol europeo se acerca a la implosión: 12 grandes clubes anunciaron este lunes su “Superliga, una competición privada destinada a chocar con la Liga de Campeones, lo que constituye una declaración de guerra a la que la UEFA prometió responder con duras medidas contra esos clubes y sus jugadores, tal como lo evidencia un comunicado compartido por la organización en Twitter. 

“Doce de los clubes europeos más importantes anuncian haber cerrado un acuerdo para la creación de una nueva competición, The Super League, gobernada por sus clubes fundadores. AC Milan, Arsenal, Atlético Madrid, Chelsea, FC Barcelona, Inter Milán, Juventus, Liverpool, Manchester City, Manchester United, Real Madrid y Tottenham se han unido como clubes fundadores”, se lee en un comunicado compartido por algunos de esos equipos, como el Real Madrid en su cuenta de Twitter.

Según una fuente cercana al asunto, otros gigantes como el Bayern Múnich o el París Saint-Germain fueron contactados, pero los 2 finalistas de la Liga de Campeones en 2020 no se sumaron y la UEFA agradeció públicamente a “los clubes alemanes y franceses” su lealtad.

Se trata de un terremoto sin precedentes en casi 70 años de competiciones europeas. El fantasma de un cisma sobrevoló la UEFA en varias ocasiones, pero hasta ahora no se había dado un paso tan firme en este sentido.

“La temporada inaugural comenzará tan pronto como sea posible”, añade el texto, sin fijar un calendario preciso.

Este proyecto, explican sus promotores, está destinado a “generar recursos suplementarios para toda la pirámide del fútbol”.

“Como contrapartida por su compromiso, los clubes fundadores recibirán un pago en una vez del orden de 3.500 millones de euros, destinado únicamente a inversiones en infraestructuras y a compensar el impacto de la crisis del COVID-19”, añade el comunicado.

Si esa cifra se confirma se trataría de ingresos muy superiores a los que los clubes obtienen de la UEFA por el conjunto de sus competiciones de clubes (Liga de Campeones, Europa League, Supercopa de Europa), que generaron 3.200 millones de euros en ingresos televisivos en la campaña 2018-2019, antes de que la pandemia afectara gravemente al mercado europeo de los derechos deportivos.

“Vamos a ayudar al fútbol en todos los niveles, para llevarle a ocupar el lugar que merece. El fútbol es el único deporte global. Nuestra responsabilidad como grandes clubes es satisfacer las expectativas de los aficionados”, dijo el español Florentino Pérez, máximo dirigente del Real Madrid y, ahora, primer presidente de The Super League.

(Vea también: Blatter, 6 años más de suspensión por embolsillarse monstruosas bonificaciones).

El ‘deporte rey’ en Europa ve así su futuro convulsionado, ya que la Superliga entra en oposición con la filosofía actual de redistribución de los recursos televisivos entre la Champions y las ligas nacionales. Los clubes que promueven la nueva competición aspiran a un sistema de liga casi cerrada, comparable a los campeonatos norteamericanos de básquetbol (NBA) o de football americano (NFL).

A lo largo del domingo, tras las especulaciones sobre un anuncio inminente sobre esta Superliga, las reacciones se sucedieron, entre ellos incluso dirigentes políticos como el gobierno francés o el primer ministro británico, Boris Johnson, que se mostraron en contra de esa nueva competición.

La FIFA rechazó la creación de la Superliga

El máximo organismo futbolístico mundial ha expresado este domingo en la noche, a través de un comunicado, su “desaprobación a una ‘liga europea cerrada y escindida'”.

En su documento, la FIFA indica que “desea aclarar que se mantiene firme a favor de la solidaridad en el fútbol y de un modelo de redistribución equitativa que pueda contribuir al desarrollo del fútbol como deporte, especialmente a nivel mundial, ya que el desarrollo del fútbol mundial es la misión principal” del organismo.

“En nuestra opinión, y de acuerdo con nuestros estatutos, cualquier competición de fútbol, ya sea nacional, regional o mundial, debería reflejar siempre los principios fundamentales de solidaridad, inclusión, integridad y redistribución financiera equitativa”, agrega.

El máximo organismo futbolístico mundial apunta que “los órganos rectores del fútbol deben emplear todos los medios legales, deportivos y diplomáticos para garantizar que esto siga siendo así” y asegura que “en este contexto” “no puede sino expresar su desaprobación a una ‘liga europea cerrada y escindida’ que se encuentra fuera de las estructuras del fútbol internacional y que no respeta los principios mencionados”.

En defensa de la unidad en el fútbol mundial, la FIFA “hace un llamamiento a todas las partes implicadas en las acaloradas discusiones para que entablen un diálogo tranquilo, constructivo y equilibrado por el bien del juego y con espíritu de solidaridad y juego limpio” y señala que “hará todo lo que sea necesario para contribuir a un camino armonizado en el interés general del fútbol”.

¿Qué se sabe de la ‘Super League’ del fútbol europeo?

The Super League (Superliga) es una competición europea semicerrada lanzada por 12 grandes clubes del continente:

  • Número de equipos: 20, entre ellos los 12 “clubes fundadores” desvelados este lunes más otros 3 “fundadores”, a definir, más 5 clasificados cada año “sobre la base de sus resultados de la temporada precedente”.
  • Clubes confirmados: Manchester United, Liverpool, Arsenal, Chelsea, Manchester City, Tottenham, FC Barcelona, Real Madrid, Atlético Madrid, Juventus, AC Milan, Inter Milán.
  • Número de títulos europeos ganados por los 12 clubes fundadores: 99
  • Comienzo de la competición: “tan pronto como posible”, con la perspectiva de hacerlo en agosto de este año.
  • Dirigentes confirmados: Florentino Pérez (presidente). Vicepresidentes: Andrea Agnelli (presidente de la Juventus), Joel Glazer (co-presidente del Manchester United).
  • Formato de la competición: 
  1. Fase de grupos con 2 llaves de diez clubes cada una, con partidos ida-vuelta que se disputan a mitad de semana, bajo el formato de un campeonato.
  2. Al final de esta fase de grupos, los 3 mejores equipos de cada llave se clasifican para cuartos. El cuarto y el quinto de cada grupo se cruzan en 2 eliminatorias ida-vuelta para determinar las 2 últimas plazas para cuartos.
  3. Los cuartos de final y las semifinales se disputarán con eliminatorias ida-vuelta. La final, en mayo en terreno neutral, se disputará a un partido.