Habíamos acordado una reunión del presidente de la Dimayor, el presidente del Pasto y el gobernador de Nariño para analizar las situaciones antes de una decisión de la Dimayor. Se ha incumplido la palabra”, manifestó Romero en un video que publicó en su cuenta de Twitter al conocer el anuncio de que la definición por el título del torneo entre el Pasto y el Junior no se podrá disputar en el estadio de Ipiales.

La Dimayor tomó esa decisión después de que el pasado jueves 6 de junio realizara una inspección al escenario deportivo de Ipiales para revisar  sus  condiciones  en  materia  de  infraestructura, seguridad y logística.

Un día antes, el organismo había informado que tomaría una decisión sobre la sede del partido de vuelta de la final “después de recibir los conceptos emitidos por la comisión de seguridad y los delegados de cada entidad relacionada en el desarrollo del encuentro”.

La Dimayor decidió que el Pasto no puede jugar la final Ipiales porque su estadio no tiene un aforo suficiente para un evento tan grande como una final, no cuenta con iluminación y la planta eléctrica idónea para el partido, y carece de recursos y facilidades que se requieren para las finales.

El Pasto deberá anunciar la sede que escogió para el partido de vuelta de la final de la Liga Águila antes del mediodía de este domingo. Se estima que su decisión será oficiar como local en el estadio El Campín de Bogotá.