Roger Federer sudó la gota gorda, pero al final se impuso a Millman con parciales de 4-6, 7-6 (2), 6-4, 4-6 y 7-6 (8).

Gracias a Dios hay ‘super tie-break’ a 10 puntos en lugar de uno normal porque si no, hubiera perdido el encuentro”, agradeció el suizo tras el último duelo de la jornada.

Ambos tenistas firmaron en el último turno de la pista Rod Laver Arena el duelo más emocionante en lo que va de competición después de alternarse el timón del partido en numerosas ocasiones y no sentenciar el choque hasta el último suspiro.

La continuidad de Federer en el primer grande de la temporada pendió tanto de un hilo hasta el punto que su rival llegó a dominar el súper desempate a diez puntos, por 8-4.

Sin embargo, el tenista con más títulos ‘grand slam’ de la historia (20) no dejó esta vez que el local Millman dictara sentencia en una competición ‘major’ al igual que hiciera en el Abierto de Estados Unidos de 2018 cuando se convirtió en el verdugo de Federer.

Después de acceder a la tercera ronda tras dos partidos brillantes, el suizo encajó por primera vez un set en contra, situación que dejó al español Rafael Nadal como único tenista de los tres grandes sin recibir un parcial desfavorable.

El tenista de Basilea alcanzó con la victoria sobre el australiano su victoria número 100 en Melbourne Park, cifra que empezó con su triunfo sobre el estadounidense y exnúmero uno mundial Michael Chang en la primera ronda de la edición del 2000.

Solo otros 3 tenistas pueden presumir de haber ganado 100 partidos en alguno de los cuatro grandes del tenis: Martina Navratilova (Wimbledon) y Chris Evert y Serena Williams (US Open).

En su próximo cruce, el suizo enfrentará al húngaro Marton Fucsovics, al cual se impuso en las dos ocasiones que lo enfrentó: la primera en Australia en 2018 y la más reciente en Dubái en 2019.