“Al final ganas el Tour y ya estás pensando en el otro. Uno como ciclista siempre va a querer más y yo creo que nunca va a estar conforme. Uno dice, sería bueno ganar un Tour de Francia, pero uno lo gana y ya está pensando en ganar el siguiente. Si ganas el segundo, piensas en el tercero y luego ya piensas en pasar a la historia con 5 Tour. Esto es como una droga”, explicó Bernal en su diálogo con periodista de todo el mundo.

Sin embargo, el pedalista colombiano se mostró tranquilo y pensando en finalizar mañana su proeza, celebrando en los Campos Elíseos de París que es el primer colombiano y latino en llevarse la camiseta amarilla a casa.

Durante la rueda de prensa, Egan también recordó cuando estuvo cerca de dejar el ciclismo por estudiar periodismo y habló sobre la actualidad del ciclismo colombiano, al cual siempre ha considerado como uno  de los mejores del mundo.

Incluso, analizó que si no se hubiera caído antes del Giro, al cual iba a ir como capo del Ineos, seguramente hoy no sería el campeón de la ronda francesa.

Desde el año pasado estaba preparando el Giro de Italia como objetivo, pero me caí y me rompí la clavícula. Las cosas pasan por algo, es increíble. Si hubiera corrido el Giro o si no me caigo no estaría ahora aquí de amarillo”.

Bernal cree que “con 22 años y después de correr un Giro hubiera sido difícil recuperar (físicamente). Tras la caída y con la fractura de clavícula, mi entrenador estaba triste, pero ya empecé a preparar y pensar en el Tour. Si no me hubiera caído no estaría aquí“, insistió.