Esas conclusiones estarán en un informe que privilegia la transmisión a los humanos mediante un animal que hasta el momento no pudo ser identificado.

El informe conjunto de expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y chinos llega 15 meses después de la aparición de los primeros casos de coronavirus en Wuhan, China, y después de que la pandemia cobrara al menos 2,7 millones de vidas en todo el planeta y devastara la economía mundial.

En este momento, el número de casos mundiales (más de 127 millones) sigue aumentando debido a variantes más contagiosas, que obligan a los países a tomar severas medidas de restricción, como ocurre especialmente Europa y en América Latina.

El informe, del que la AFP obtuvo una copia el lunes y que será oficialmente presentado este martes en Ginebra, no produce ninguna sorpresa ni resuelve el misterio del origen del virus y subraya la necesidad de realizar estudios en una zona más amplia que China.

Para los expertos, la transmisión del virus vía un animal intermedio es una hipótesis “entre probable y muy probable”. Y consideran “extremadamente improbable” que se haya originado en un escape de patógenos de un laboratorio.

Concretamente, los investigadores se inclinan por la teoría de que el COVID-19 se transmitió probablemente de un murciélago al hombre vía otro animal sin identificar. Entre los sospechosos están el gato doméstico, el conejo o el visón.

No obstante, la posibilidad de una transmisión directa entre el animal inicial y el hombre es todavía considerada entre “posible y probable”.

(También puede leer: Expertos canadienses recomiendan no aplicar vacuna de AstraZeneca a menores de 55 años)

Y tampoco descartan la hipótesis de una transmisión por carne congelada, privilegiada por Pekín y que consideraron “posible”.

“Debe haber investigaciones en zonas más amplias y en un mayor número de países”, concluye el informe.

“Todas las hipótesis están sobre la mesa y merecen más estudios en profundidad”, precisó a su vez el lunes el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Gobernantes de 24 países, entre ellos, Chile, Costa Rica, España, la Unión Europea y el director de la OMS, instan este martes en una tribuna publicada en varios medios a elaborar un “tratado internacional sobre las pandemias”.

“Habrá otras pandemias y otras situaciones de urgencia sanitaria de gran alcance. Ningún gobierno ni ningún organismo multilateral puede, solo, hacer frente a esta amenaza”, aseguran.

Reforzar la “resiliencia” ante las pandemias supone “consolidar fuertemente la cooperación internacional para mejorar, por ejemplo, los sistemas de alerta, compartir las informaciones, la investigación, así como la producción y la distribución” de vacunas, medicamentos, productos de diagnóstico y equipos de protección, prosigue la tribuna.