Mediante un comunicado, el Ministerio de Estrategia Industrial confirmó que en marzo próximo comenzarán las pruebas en humanos para comprobar la efectividad de fármacos y vacunas contra el coronavirus, en las que se infectarán a personas sanas.

“Si bien ha habido un progreso muy positivo en el desarrollo de vacunas, queremos encontrar las mejores y las más eficaces para un uso a largo plazo”, manifestó Kwasi Kwarteng, jefe de esa cartera.

El estudio, sin precedentes hasta el momento a nivel mundial, consistirá en inyectar en un entorno seguro una dosis baja del Sars-Cov-2 (nombre técnico del COVID-19) a cerca de 90 voluntarios sanos, entre los 18 y 30 años.

De acuerdo con el ministerio, las investigaciones intentarán evaluar la cantidad más pequeña de virus necesaria para causar una infección, con el objetivo de desarrollar vacunas y tratamientos efectivos para neutralizar la enfermedad.

“Hemos asegurado una serie de vacunas seguras y efectivas para el Reino Unido, pero es esencial que continuemos desarrollando nuevos tratamientos contra el brote. Esperamos que estos estudios ofrezcan información única”, agregó.

Los ensayos clínicos, que están siendo financiados por el gobierno con 33,6 millones de libras (46,5 millones de dólares, aproximadamente), se llevarán a cabo en asociación con el Royal Free Hospital de Londres.

La Oficina Nacional de Estadísticas británica (ONS), por otro lado, señaló que el efecto de la vacunación masiva contra el coronavirus está comenzando a dar resultados positivos en el Reino Unido, especialmente entre las personas de mayor edad.

Se espera que en los próximos días, el primer ministro británico, Boris Johnson, presente las nuevas medias luego de la caída de los contagios y el avance del plan de inmunización de la población.

Aprueban infectar con COVID-19 a jóvenes sanos en Reino Unido