El pequeño fue identificado como Chandler Moore, quien cayó de al agua el pasado 30 de noviembre cuando fue golpeado por un animal, pero solo fue más tarde, cuando llegó a casa con papá, Shaun, que mirando el video se dio cuenta de que lo que lo había hecho perder el equilibrio fue un tiburón, relata el diario The New York Post.

“Lo curioso es que ni siquiera sabíamos que era un tiburón hasta que regresamos… Después de eso estuvimos surfeando media hora más”, dijo el padre del niño al mismo medio.

Los Moore creen que el tiburón con el que chocó  Chandler pertenece a la especie ‘Carcharhinus melanopterus’, conocido comúnmente como tiburón punta negra, indica el rotativo estadounidense.

Padre e hijo, que viven en Orlando, pasan mucho tiempo en la playa y, a menudo, viajan por una hora para surfear en New Smyrna, conocida como la “capital mundial del ataque de tiburones”, según National Geographic, citado por The New York Post.

Este el video capturado por la GoPro, situada en la punta de la tabla: