La joven, de unos 20 años, iba saliendo de su trabajo cuando fue asaltada por el delincuente que le rapó el celular. Con lo que no contaba el ladrón era con que la mujer iba a emprender la persecución y le iba a terminar dando una golpiza, informó la cadena argentina Todo Noticias. 

Ella, con ayuda de algunos domiciliarios, frenó al sujeto tan solo unas cuadras más adelante y allí lo sometió hasta que le devolvió el teléfonoañadió ese canal.

En uno de los videos que se viralizó se puede ver a la mujer, que lleva una camisa blanca, tomando al hombre por el cuello (con la cara ensangrentada) mientras le recrimina lo que hizo. “Hijo de p… andá a laburar, estoy todo el día encerrada trabajando como para que vos me robes”, exclamó la mujer en la grabación viralizada en Twitter. 

La joven contó, en la emisora Radio Mitre, cómo fue que la sensación de adrenalina e injusticia por el robo fue lo que la llevó a aplicar sus conocimientos en artes marciales para así someter al delincuente. 

Le di una patada en la cara. Lo re cagué a trompadas. Quedó todo ensangrentado. Le dije que me diera el celular. […] Mi amiga me decía que nos vayamos, pero yo lo seguí recagando a trompadas. Le mordí la oreja también. Ese chabón no roba nunca más”, dijo la joven, en palabras recopiladas por esa frecuencia radial. 

Finalmente, la mujer expresó su malestar por la creciente inseguridad en esa ciudad costera de Argentina y pidió más ayuda por parte de las autoridades locales. En este caso, la Policía eventualmente se llevó capturado al delincuente, apuntó ese medio. 

“Uno está todo el día laburando en el local, en pandemia, con el sueldo reducido, y este chabón en tres segundos se hizo la mitad de mi sueldo. […] Estoy enojada, pero contenta porque recuperé el celular”, concluyó la mujer, en palabras recogidas por Radio Mitre. 

Un caso similar se dio hace dos años, en Manaos, Brasil, donde una mujer también usó una llave de artes marciales para someter a un delincuente luego de que este intentara robarle el celular.

Este es el video del momento en que la mujer amedrentó al ladrón, en Mar del Plata, Argentina: