Algunos la llamaron “gorda” y hasta “cara de papa”, mientras que otros manifestaron que a Melissa deberían prohibirle publicar selfis porque era “demasiado fea”. Eso lo contó la comunicadora a través de un tuit con el que respondió a esos insultos.

“Pues bien, quiero conmemorar la ocasión con estas tres selfis”, manifestó Melissa compartiendo 3 fotos suyas.

La publicación de la periodista, quien ha escrito colaboraciones para Cosmopolitan y The New York Times, se viralizó a tal punto que actualmente tiene más de 276.000 ‘me gusta’. Además, Melissa fue entrevistada por varios medios a los que les contó por qué publicó sus fotos.

Por ejemplo, la periodista manifestó a BBC que espera que sus selfis les ayude a aquellos que insultan “a ver que hay un humano al otro lado del computador”. Además, sostuvo que, aunque suene “muy cliché”, “solo se es cuestión de tratar a las personas como quieres que te traten a ti”.

En entrevista con Actualidad RT, Melissa también señaló que en su país “los estándares de belleza son muy altos” y por eso a ella le gustaría que cambiaran. Aun así, en su opinión, “es genial ver más y más conversaciones en torno a lo que es hermoso y cómo no tiene que ser lo que tradicionalmente se consideraba hermoso”.

La comunicadora también aprovechó todo este revuelo para llamar la atención sobre el síndrome de Freeman-Sheldon, “un trastorno genético óseo” por el que ella tuvo que someterse a 26 cirugías en su cuerpo, según contó en su blog.

A continuación puedes ver el tuit de Melissa, quien en un principio tenía 7.500 seguidores y ahora, 54.600 (y en aumento):