Ante esta situación, Wynn decidió sacar la ropa de su maleta y ponérsela para pasar los controles de seguridad del aeropuerto de Manchester (Inglaterra) y así subirse al avión, informó el medio The Sun

“Me puse cuatro vestidos, dos pares de pantalones cortos, me até un vestido al cuello, me puse una falda, me puse dos vestidos en los vestidos que tenía puestos. Además, me puse dos pares de zapatos y una chaqueta”, afirmó Wynn al medio británico.  

Aseguró que reservó un plan vacacional con todo incluido a las Islas Canarias (España), por lo que solo tenía 69 euros (244.435 pesos) en su cuenta. 

“No quería usar la poca cantidad que tenía solo para poder poner mis maletas en el avión. Literalmente dije: ‘No lo pago’ y empecé a ponerme la ropa”, comentó al mismo medio.

De acuerdo con Wynn, las personas que estaban haciendo la fila la animaron en su plan e incluso le dijeron que le ayudaban con el equipaje, pero la aerolínea no lo permitió.

“Sentí que me iba a desmayar porque hacía mucho calor. Tan pronto como subí al avión, me quité todo y lo guardé de nuevo en mi maleta”, puntualizó Wynn.