“El profesor Eduardo me molesta, me dice que no existo, se burla diciendo ‘¿por qué no vino el Santiago?’, ‘¿Santiago es una comuna?’, y hace que todos se rían”, manifestó el menor, según una foto de la carta que compartió su tía Marjorie Salinas.

Santiago continuó diciendo que las burlas que recibía lo hacían sentir “triste y enojado”, tanto que un día, para evitar el matoneo, se escondió debajo de su escritorio. Según el pequeño, el profesor y sus compañeros se siguieron riendo, por lo que tuvo “que escapar de la sala para llorar”.

Marjorie publicó la carta, indignada por lo que estaba ocurriendo en la escuela de su sobrino, de la que no especificó el nombre, a pesar de mencionar que estaba ubicada en la comuna de Santiago.

En esa publicación, ella indicó que su sobrino había sido diagnosticado con Trastorno del Espectro Autista, una “disfunción neurológica crónica” que “se manifiesta en una serie de síntomas relacionados con la interacción social, la comunicación y la falta de flexibilidad en el razonamiento”, explica la Fundación Adana.

La mujer añadió que “en el colegio no se realizan las adecuaciones” que su sobrino requiere y que, para colmo de males, lo único que allí le dicen a la mamá del menor es que “lo lleve a una escuela especial”, a pesar de que él “es de alta funcionalidad”.

“¿Dónde está la integración escolar? ¿Dónde queda la inclusión educativa?”, se preguntó Marjorie y al final pidió difundir la imagen para denunciar lo que estaba ocurriendo. Hasta el momento, esta se ha compartido más de 42.000 veces.