La mujer estaba organizando una pila de ropa cuando notó algo inusual entre dos suéteres, informa CNN; pensando que eran libros envueltos entre las prendas, Lessing encontró fajos de billetes.

Lessing dijo que al principio creyó que era dinero de mentira; más tarde reconoció que era efectivo ‘contante y sonante’ y reconoció que nunca había visto tal cantidad de dinero junta.

Con base en la documentación de la donación, Andrea pudo ubicar al dueño del dinero y, mientras hacía la búsqueda del donante, pensó en que esa lección le servirá para que su hija de 6 años lo tome como ejemplo de honestidad, señala el medio.

Pero Andrea Lessing no solo se quedó con la satisfacción del deber cumplido, sino que el dueño del efectivo decidió darle una recompensa de 1.000 dólares (unos 3,7 millones de pesos), dinero que la mujer aceptó gustosa, no sin antes aclarar que ella no devolvió el efectivo esperando algo a cambio.

Lessing recibió además la felicitación de Frank Holland, vicepresidente de buena voluntad de bienes donados de la compañía Goodwill, de Estados Unidos, quien dijo que ese era el tipo de valores que busca su empresa en sus empleados.

“Andrea demostró integridad cuando devolvió el dinero, y Goodwill demostró su integridad como organización al rastrear al donador para que pudiéramos regresarle el dinero”, dijo Jim Priest, presidente de Goodwill Industries, a la cadena CNN.

El presidente de la compañía dice que es la mayor cantidad de dinero encontrada entre los donativos en los 85 años de existencia de la compañía.

Por su parte, Lessing dice que se siente feliz de haber hecho lo correcto, como le sucedió a un agente de policía en Colombia, quien se encontró 900.000 pesos en la calle y los devolvió, aunque reconoció que “la tentación es fuerte”.