En diálogo con el canal 7 News, De Rose contó que el desafortunado suceso con un iPhone X ocurrió en el año 2019 cuando estaba trabajando en su oficina.

El australiano, según dijo al mismo medio, sintió un fuerte dolor en su pierna derecha segundos después de escuchar un sonido “burbujeante que provenía de uno de sus bolsillos.

“Inmediatamente me levanté de un salto y me di cuenta de que se trataba de mi teléfono. Tenía cenizas por todas partes y mi piel se había despellejado”, aseguró al canal australiano.

Lo que motivó a Robert De Rose a emprender acciones legales contra Apple es que la reconocida compañía no le respondió cuando él escribió para informar sobre este incidente.

Además de buscar una compensación económica, de la que podría sacar millones de dólares, el científico asegura que quiso hacer su caso visible para que muchas personas conozcan sobre los riesgos de los dispositivos móviles, agrega 7 News.

De Rose está siendo representado por el bufete Carbone Lawyers. Los abogados informaron que además de este caso, también representan a otro hombre de Melbourne por un accidente parecido.

Este segundo afectado afirma que se quemó una de las muñecas después de que su Apple Watch se sobrecalentaraApple, por último, aseguró que se toma muy en serio la seguridad de sus clientes y aseguró que las dos quejas están siendo investigadas.