Fue el propio McAfee el que relató lo sucedido en sus redes sociales. El multimillonario es un acérrimo tuitero y allí contó a sus seguidores lo que le pasó.

Según el programador informático, que vive en medio de los lujos gracias a las regalías que sigue recibiendo por el antivirus que lleva su apellido, fue arrestado en Alemania, aunque al inicio dijo que había sido en Noruega, por negarse a usar un tapabocas médicamente certificado y por el contrario, a modo de burla, ponerse una tanga.

McAfee contó en su Twitter que estaba de vacaciones en Cataluña, España, cuando volvieron al estado de alarma por la subida de casos de coronavirus. Por ello, decidió “regresar” a Alemania en su avión privado.

Fue en el país teutón que fue increpado por policías por no llevar un tapabocas de verdad. Exigieron que usemos tapabocas. Me puse la  tanga. Exigieron que la reemplace. Rechacé… Pelea. Cárcel. Ojo negro. Publicado”, ironizó el magnate en dicha red social.

Después de ser liberado, el hombre de 74 años insistió en que la tanga “es el tapabocas más seguro disponible” y se negó a usar cualquier otra cosa para su “por el bien de la salud”, por lo que en sus redes sociales se lo ve usando ropa interior femenina como medida de prevención contra el COVID-19.

Su esposa, Janice McAfee, quien comparte teorías de conspiración contra los tapabocas en redes sociales, se apoderó del Twitter de su esposo mientras este estaba tras las rejas y escribió: “La tanga no recicla el dióxido de carbono exhalado, como sobre las máscaras para los oídos. Las personas con problemas de respiración están exentas de usar tapabocas, porque estos impiden la respiración. Las máscaras detienen las bacterias. Fue arrestado por lo que cree”.

La BBC recuerda que el excéntrico John McAfee ha tenido varios encuentros con la policía de varios países.

Su casa fue allanada en Belice, se escondió de las autoridades para evitar ser interrogado sobre un asesinato y su escondite fue descubierto accidentalmente por Vice  porque un periodista publicó una foto de él con los metadatos de geolocalización, indica la cadena británico.

Incluso, fingió 2 ataques cardíacos en una prisión guatemalteca para acelerar su caso y ser enviado de regreso a los EE. UU., agrega BBC.

Ahora, está fugado desde enero pasado, después de que autoridades de Estados Unidos comenzaran a buscarlo luego de que confesara que no había pagado impuestos por más de 8 años por considerarlos “injustos”.