Marie, de 26 años, le contó al diario The Sun que el pasado 29 de octubre estaba viajando junto a su hijo, de 7 años, con la aerolínea Southwest Airlines a Tulsa (Oklahoma) desde Florida, pero tuvo una escala en Dallas y fue en el aeropuerto de esa ciudad donde tuvo el inconveniente.

Según relató, una azafata de esa aerolínea, de la que es cliente fiel y de la que tiene una tarjeta de crédito para recibir beneficios, se le acercó y le dijo que no cumplía con los códigos de vestimenta. La modelo llevaba un vestido de leopardo escotado.

Además, aseguró que le dijeron que debía abandonar el avión si no podía cambiarse la ropa.

“Me sentí completamente humillada, avergonzada y muy ofendida. Incluso siendo un cliente leal con ellos, sentí que las otras mujeres en el avión me estaban juzgando por mi atuendo y decían que mis senos son demasiado grandes. Bueno, eso es algo que no puedo evitar”, dijo Eve J. Marie a The Sun.

Lo que más molestó a la ‘conejita’ de Playboy, que tiene más de 200.000 seguidores en Instagram, es que en el primer vuelo que tomó con la misma aerolínea no le dijeron nada sobre su vestimenta y que también ha usado ese vestido en otros vuelos.

Al final, la azafata le ofreció a Marie su saco del uniforme para que cubriera el escote, por lo que tuvo que estar así durante todo el vuelo. Cuando se comunicó con Southwest Airlines para poner la queja porque en ningún lado le explicaron cuál código de vestimenta, supuestamente, estaba violando, le ofrecieron 100 dólares de recompensa.

“Estaba completamente molesta y avergonzada por la forma en que me trataron. Al final, el crédito de 100 dólares no es suficiente por la humillación y discriminación que recibí en ese vuelo. Todo esto sucedió frente a mi hijo. Me destacaron por completo para una política que ninguno de los empleados pudo explicar”, finalizó a The Sun.